¿Paciencia? y una M…

¿Paciencia? y una M…

Desde  que la operaron, la cosa no ha ido nada bien, ha tenido que ingresar en la UCI y ya lleva más de 15 días. Como cada día, Ramón viene a visitarla. 50 años casados y con un hijo, que vive fuera, hace que siempre hayan sido un equipo unido. Siempre los dos, para todo.

Ramón no se ha perdido ni una visita, a las 7 de la mañana, a la 13:00 del mediodía y a las 7 de la tarde. Cabizbajo, con los ojos enrojecidos, mezcla de cansancio y tristeza, entra cada día. Le coge la mano, se queda mirándola, 2 minutos y se va, no sin antes pasar por el mostrador y preguntar: “¿Cómo la veis? ¿Está mejor?”. Se ha convertido casi en un ritual.

(más…)

No te pongas enfermo en Verano.

No te pongas enfermo en Verano.

Ya está aquí el verano. Piscina, playa, chiringuito, pero… cuidado que no te tuerzas el tobillo al ir a por un Daiquiri o que te visite la “Señora Salmonella“.

 

Ya ha llegado un nuevo verano, la época del año en la que todos estamos de vacaciones, pero ¿Todos? No. En los hospitales, la época estival se vive como un verdadero infierno. Hordas de nuevos contratados se hacen cargo del hospital durante estas fechas como buenamente pueden.

Nuevos contratados que hacen lo que buenamente pueden.

El verano se vive en el hospital como un verdadero infierno. Clic para tuitear

Efecto Julio.

Los americanos lo llaman el July effect y aunque hay estudios que demuestran que algunos tipos de pacientes no se ven afectados por él (1-3) tú, Julio y yo, sabemos que existe. En verano existen más errores.

El efecto Julio existe… Y lo sabes.

No hemos aprendido nada en los últimos veranos.

¿Recuerdas el caso Ryan? Seguro que sí. Pues fue allá por el 2009 cuando una enfermera nueva en un servicio de UCI neonatal administró por error nutrición enteral por vía intravenosa. en este desgraciado incidente hubo un cúmulo de circunstancias al que se unió que era el primer día para esta enfermera en su contrato de verano. ¿Algo tendría que ver esto, no?

Algunos parecen haber olvidado el caso Ryan Clic para tuitear

Pues parece ser que hay muchas personas que lo han olvidado, por que todos los años sucede lo mismo. Servicios desabastecidos de personal, enfermeras nuevas que hacen lo que pueden y enfermeras veteranas que se sobrecargan de trabajo. Sin ir muy lejos, una enfermera de Urgencias en el Hospital General Virgen del Rocío relata cómo la dejaron sola con diez contratados de verano.

¿Hasta cuándo?

Hay que dar solución a este problema cuanto antes, aunque mucho me temo que el verano que viene (desgraciadamente) rescataré este post por que estaremos igual ¿Cuantos “Ryans” más tienen que fallecer para que se ponga solución a este problema?

¿Es un problema de gestión interna de los hospitales o un problema político? Personalmente, pienso que es un problema político ya que afecta a toooooodos los hospitales de España.

Si no suceden más cosas es por enfermeras, auxiliares, celadores, médicos, fisios, etc. que en ocasiones se van a casa 1 hora más tarde. Que se pasan turnos enteros sin poder ir al wc. Veteranas que ayudan a las nuevas y nuevas que intentan formarse a marchas forzadas. Quiero aprovechar estas líneas para daros las gracias.

Verano

Gracias a tod@s l@s que hacéis que funcionen los hospitales en verano.

Gracias a l@s que hacéis posible que los hospitales funcionen en verano. Clic para tuitear

Así que ya sabes, si puedes elegir. No te pongas enfermo en verano.

¿Ayudas a difundir? Muchas gracias


Bibliografía

  1. Schroeppel TJ, Fischer PE, Magnotti LJ, Croce MA, Fabian TC. The “July phenomenon”: is trauma the exception? J Am Coll Surg. United States; 2009 Sep;209(3):378–84.
  2. Ravi P, Trinh VQ, Sun M, Sammon J, Sukumar S, Gervais M-K, et al. Is there any evidence of a “July effect” in patients undergoing major cancer surgery? Can J Surg. Canada; 2014 Apr;57(2):82–8.
  3. Ehlert BA, Nelson JT, Goettler CE, Parker FM, Bogey WM, Powell CS, et al. Examining the myth of the “July Phenomenon” in surgical patients. Surgery. United States; 2011 Aug;150(2):332–8.

 

La muerte en la UCI.

La muerte en la UCI.

Todavía a día de hoy cuando digo que trabajo en UCI sigo oyendo la misma frase “ufff se os morirá mucha gente allí”.

Trabajar en una Unidad de Cuidados Intensivos supone un alto nivel de estrés por la complejidad de la tecnología utilizada y la gravedad de los pacientes. Casi todos los días vivimos alguna situación de riesgo pero…No, no se muere mucha gente en la UCI. La gente está grave, pero cuando se ingresa en UCI es por que hay probabilidades de salir adelante y así es lo que sucede en el 90% de las ocasiones.

Lo único que tenemos seguro en el momento en que nacemos es que vamos a morir, pero el tema de la muerte sigue siendo un tema tabú del que se habla muy poco. En las II Jornadas de HU-CI (Humanizando los Cuidados Intensivos) se trató este tema de una forma magistral. Puedes verlo en el siguiente video.

 

Como bien dice el Dr. Benito en su ponencia hay que cambiar el mantra : “Este paciente no se me muere en mi turno” por “Vamos a intentar entre todos que este paciente muera lo mejor posible”.

Es importante hablar sobre la muerte.

Da miedo, respeto u algo de “yuyu” pero es algo que está ahí. Todos algún día vamos a morir y si tenemos esto claro, a lo mejor cambiaríamos nuestra forma de actuar. ¿Pilarías ese monumental cabreo con tu pareja por que no ha bajado la basura si supieras que mañana va a morir? ¿Te preocuparía tanto ese problema del trabajo al que no paras de darle vueltas en la cabeza si supieras que mañana vas a morir? No pretendo ser agorero, que conste, pero si tenemos claro que nuestro paso por la vida es finito, muchas cosas cambiarían…

¿Pilarías ese monumental cabreo con tu pareja por que no ha bajado la basura si supieras que mañana va a morir?

Para hablar de la muerte se organizaron las jornadas del Death Café en varias ciudades de España. Un espacio en el que tan sólo se trataba de hablar de la muerte, para enriquecer nuestra vida.

D

Imagen extraída del blog “humanizando los cuidados intensivos”

¿Qué harías si supieras que te puedes morir mañana? Clic para tuitear

Es importante hablar de la muerte, pero en los hospitales se hace poco y mal. Día tras día vives situaciones, en la UCI, en la que el paciente sabe que va a morir pero no se lo dice a la familia, para no preocuparlos. La familia sabe que el paciente va a morir pero no se lo dicen, para no preocuparle. Y así van pasando los días y las visitas, hablando del peinado de Cristiano Ronaldo o si hace mucho calor para la época del año en la que estamos.

¿Has hablado sobre su muerte con alguno de tus pacientes? Clic para tuitear

No se puede curar a todos los pacientes pero sí que se puede cuidar a todos los pacientes.

Cómo profesionales sanitarios, en demasiadas ocasiones se suele ver al paciente en términos médicos (pO2, CO2, Creatinina, Urea, etc…). Por norma general, la gente en la UCI, se muere mal. La gente muere sola y en una habitación rodeado de aparatos tecnológicos. ¿Te gustaría morir así?. Hablo de UCI, por que es la unidad en la que trabajo, pero lo mismo podría ser extrapolable a la planta de Medicina Interna, Traumatología o puertas de Urgencias.

La gente se tiene que morir rodeados de su familia, después de haberse despedido y haber dejado solucionado sus problemas.

De nosotros depende que la gente se muera bien.

 

Congresos Científicos ¿Hasta cuándo?

Congresos Científicos ¿Hasta cuándo?

La entrada de hoy está relacionada con el Congreso del Consejo Internacional de Enfermeras que se está celebrando en Barcelona. En este congreso se reúnen un gran número de enfermeras de todo el mundo. Algunas van a dar a conocer sus trabajos, otras a conocer gente, hay quienes van con ganas de aprender y otras que sólo tienen ganas de pasarlo bien.

Al hilo de esto, y sin querer entrar demasiado (aunque no puedo evitarlo) en la imagen de la representación española, la pregunta que me viene a la cabeza es ¿Hasta cuándo?

 

¿Hasta cuándo vamos a seguir con este formato de congresos?

Desde que he acabado la carrera que los formatos de los congresos científicos no han variado ni un ápice. En una sociedad que avanza a la velocidad del rayo, en la que la información va de una punta del mundo a otra en 0,2 sg los Congresos Científicos siguen teniendo el mismo formato que hace 50 años. Hoy en día hay pósters en formato digital, uso del Powerpoint en las presentaciones y… poca cosa más. Algunos, los más modernos se atreven incluso a incluir un hashtag con el que compartir algunos contenidos del Congreso.

¿A qué vamos a los Congresos?

Aunque alguno “polemistas” tienen bastante claro a qué se va a un congreso, es inevitable plantearse esta pregunta ¿A qué vamos a un Congreso?

Esta semana saltaba la polémica cuando el Señor Montoro afirmaba que los médicos tendrían que declarar las invitaciones a Congresos. Esa es otra, el papel que juega la industria farmacéutica dentro de los congresos médicos/enfermería pagando inscripciones, cenas, etc,(pero bueno, esto daría para media docena de posts y me estoy yendo por las ramas).

A un Congreso vamos a aprender de otros compañeros, pero… ¿No hacemos eso hoy en día en las RRSS?

A un Congreso vamos a aprender de otros compañeros, pero... ¿No hacemos eso hoy en día en las RRSS? Clic para tuitear

A los Congresos Científicos vamos para dar a conocer nuestros trabajos de investigación, pero… sólo lo damos a conocer a quienes hayan pagado la inscripción (o se la hayan financiado) y acudan a la sala en el momento de nuestra exposición.

A los Congresos Científicos vamos a compartir experiencias, pero… espera, eso hoy endía lo podemos hacer sentados en el sofá de nuestra casa a través del portátil.

¿Está reñido el humor y las emociones con el rigor científico?

Otra de las cosas que siempre me ha llamado la atención de los Congresos a los que he acudido es el “ambiente de velatorio”

¿Está reñido el humor y las emociones con el rigor científico? Clic para tuitear

Está más que demostrado que se aprende y recuerda aquello que emociona y entrar en una sala donde 2/3 de los asistentes se están durmiendo y sólo se habla del valor de la “p”, la verdad es que emociona poco… Que pocas son las ocasiones (por no decir ninguna) en las que me he reído durante una exposición científica.

Se recuerda mucho mejor aquello que emociona Clic para tuitear

¿Por qué no se puede presentar un trabajo científico con sentido del humor? ¿Es algún tipo de pecado? ¿Eres peor investigador?

Gracias a Dios (al Dios Internet) ya existen algunas iniciativas donde se entremezcla el humor con la divulgación científica, como es el caso de Naukas. Te dejo el siguiente vídeo para que veas que también es posible divulgar ciencia a través del sentido del humor.

¿Por qué no cambiamos los Congresos Científicos?

Es preciso dar un paso adelante y cambiar el formato de los Congresos Científicos. En este sentido, es de alabar la iniciativa del Grupo Nacional Para el Estudio y Asesoramiento en Úlceras por Presión y Heridas Crónicas (GNEAUPP).

Desde la GNEAUPP se ha lanzado la propuesta ¿Y si cambiamos nuestro congreso junt@s? con el fin de encontrar otros formatos. Vaya desde aquí mi enhorabuena para esta iniciativa.

Algo hay que cambiar en cuanto a los Congresos Científicos (por no decir que hay que cambiarlo prácticamente todo).

Ya somos muchos los que pensamos igual, en twitter ya existe el hashtag #CambiaCongreso y como siempre en todas estas cosas ahora tenemos que “arremangarnos” y ponernos “manos a la obra”.

Como decía Schopenhauer :”El cambio es la única cosa inmutable”

 

 

 

10 superpoderes que sólo las enfermeras tenemos

10 superpoderes que sólo las enfermeras tenemos

La entrada de hoy no tiene que ver con la tecnología pero sí con la Enfermería, porque no hace falta que te diga que las enfermeras somos las “Clark Kent” de la Sanidad. Tenemos a nuestro alcance una serie de superpoderes que utilizamos a lo largo de nuestro turno.

Superman, se ponía unas gafas de pasta y un traje y ya nadie sabía quién era ni los superpoderes que tenía. Pues algo parecido nos pasa a las enfermeras. Nos ponemos nuestro uniforme/pijama (nunca he entendido por qué se llama pijama, parece que nos preparemos para dormir)  y los superpoderes que atesoramos pasan desapercibidos.

Las enfermeras somos las Clark Kent de la Sanidad, siempre ocultando nuestros superpoderes. Clic para tuitear

Veamos a continuación una lista de superpoderes que sólo las enfermeras utilizamos a lo largo de nuestro turno de trabajo y que pasan desapercibidas por la mayoría de personas.

1. Supervejiga.

Sólo una supervejiga es capaz de aguantar turnos enteros sin evacuar su contenido. Las enfermeras hemos desarrollado estas supervejigas con las que somos capaces de aguantar turnos de 8 o 12 horas sin ir al wc.

 

Supervejigas

Supervejigas capaces de aguantar horas y horas.

 

2. Supervelocidad.

Repartir la medicación, 2 hemocultivos, 23 analíticas, 5 gasometrías, hablar con la familia de un paciente que acaba de ingresar y cambiar 2 vías que se han arrancado… y todo en 1 hora!!!! Es preciso que activemos la supervelocidad para poder cumplir estos menesteres. Pero al igual que sucede con “Flash”, las enfermeras lo hacemos tan rápido que nadie nota esta supervelocidad.

 

Debemos activar nuestra supervelocidad para cuplir todas nuestras tareas.

 

 

3. Superfuerza.

¿Has probado a abrir algunos de los tapones de las vías venosas? ¿Ayudar a movilizar a un paciente encamado? ¿Desenroscar la cafetera de la salita? Ni Superman con todas sus fuerzas sería capaz de acometer semejantes gestas. Las enfermeras somos capaces de hacer estas tres cosas en tan solo 2 minutos (tirando una vez más de nuestra supervelocidad).

Las enfermeras poseemos una superfuerza que ni Superman pasado de esteroides.

 

4. Visión de RX.

En muchas ocasiones con tan solo una ojeada, una enfermera es capaz de detectar la gravedad del paciente. Cuantas veces hemos escuchado, al atender a un paciente con buen aspecto, esa frase de:”No sé, pero este señor no me gusta nada la pinta que tiene”. Acto seguido, empieza a agravarse su situación y todo el mundo a correr. Este superpoder se desarrolla con el paso del tiempo pero nos saca de muchos apuros.

 

5. Superpaciencia.

  • ¿Cuanto me queda? “Es que llevo aquí media hora y ya han pasado 4 personas por delante de mí”.
  •  “Enfermeraaaaaa rápido cierre el gotero que me va a entrar aire”.
  • “Pues vengo a Urgencias ahora a las 4 de la mañana por que llevo 3 meses con dolor de cabeza”.

Para hacer frente a estas situaciones no queda más remedio que activar la superpaciencia que todas las enfermeras hemos desarrollado a lo largo de nuestra vida laboral.

Superpaciencia cuando te dicen “rubia”, “nena”. Cuando preguntan por el ATS o en mi caso cuando me preguntan si soy el médico (por el mero hecho de ser hombre).

Algunos turnos sólo se superan a base de “Superpaciencia”

Superpaciencia cuando te dicen rubia o nena. Soy la ENFERMERA. Clic para tuitear

6. Ver el futuro.

Una enfermera debe tener la capacidad de saber lo que ocurrirá en un futuro próximo. Sobre todo en lugares tan específicos como el quirófano, donde debe ir un pasito por delante de el médico a la hora de instrumentar, conocer qué material va a necesitar y sobre todo QUÉ MANÍAS tiene a la hora de operar.

Arrancar una campaña de Promoción de la Salud y prever las consecuencias y beneficios que puede aportar con nuestra bola de cristal particular es otra de las situaciones en la que nos desenvolvemos a la perfección gracias a este superpoder de adivinar el futuro.

En muchas ocasiones tenemos que saber lo que va a suceder en un futuro próximo.

 

7. Escudo de Vibranium.

Al igual que el Capitán America, las enfermeras poseemos un escudo indestructible. Este escudo nos lo solemos poner en el momento de quitarnos el uniforme. Es un escudo para impedir que todas las situaciones estresantes que nos suceden durante nuestra jornada laboral (que son muchas y de muy diversa índole), nos afecten en nuestra vida diaria.

Somos capaces de ofrecer apoyo y consuelo a una familia de un paciente que acaba de fallecer y llegar a casa con una sonrisa de oreja a oreja (aunque algo tocadas por dentro, pero eso, solo nosotras lo sabemos). Llevamos la procesión por dentro pero hacemos que no se note para que no afecte a nuestras familias.

Las enfermeras debemos utilizar este escudo para evitar llevarnos a casa algunas situaciones laborales.

 

8. Trabajar a turnos.

Ni Superman, ni Spiderman ni cualquier otro superhéroe tenía este superpoder, el de trabajar a turnos.Que yo sepa o no trabajaban por que eran ricos (Batman) o trabajaban en un periódico a turno fijo (Spiderman y Superman).

Despertarte de un salto y no saber si es por la tarde, por la mañana, si tienes que ir a trabajar o es festivo. Se necesita de este superpoder para compaginar la vida laboral y la personal sin fallecer en el esfuerzo. Cuadrar turnos, tener días libres entre semana y perderte el día de nochevieja por que te toca trabajar…

Compaginar los turnos del hospital con la docencia, la propia formación o el llevar a cabo proyectos de investigación en colaboración con otros profesionales. Sólo las enfermeras sabemos lo que eso cuesta. Somos expertas en Sudokus de turnos y en alargar los días para poder llevarlo todo a cabo.

Trabajar a turnos y no morir en el intento.

 

9. Superpasotismo.

He dejado para el final 2 superpoderes que son únicos y exclusivos de las enfermeras españolas. Dos superpoderes que usamos sin saber por qué y de forma habitual.

Las enfermeras de España tiramos como nadie de este superpoder. ¿Conoces alguna profesión donde la gente no sepa quién maneja el dinero de sus cuotas colegiales? Pues eso pasa con las enfermeras. Tan sólo pregunta a alguna de tus compañeras por el Consejo General de la Enfermería o por quien forma parte de la junta de su C.O.E. Seguramente sólo el 5% de ellas sepa de qué estás hablando.

¿Conoces alguna profesión donde la gente no sepa quién maneja el dinero de sus cuotas colegiales? Clic para tuitear

Es una lástima que nos preocupe más “a quién le toca comprar este mes el café” que “qué ha pasado con las últimas elecciones en el CODEM“. O que a nadie le importe que a una compañera de Madrid se le expediente por expresar libremente sus opiniones.

Esperemos encontrar algún dia la Kryptonita que inutilice este “superpoder” de las enfermeras españolas. Que abra los ojos de las que los tienen cerrados o centre la vista de las que miran para otro lado.

Es una lástima que no nos preocupe lo que está sucediendo en el CODEM porque no va conmigo Clic para tuitear

A la gran mayoría de las enfermeras no le importan los problemas de su profesión.

 

10. Invisibilidad.

Este es un superpoder que ya nos gustaría quitarnos de encima como si de una capa se tratara, como magistralmente lo explica X. Meijome en su Cuadernillo d@ enferme(i)r@.

Parece que nos resignemos a ser el eslabón invisible de la cadena. Al igual que con el anterior superpoder, nos preocupa más la Flebitis de Paco que  la gente sepa a qué nos dedicamos y qué es lo que hacemos. Tan sólo hay que ver la cantidad de personas que siguen pensando que somos A.T.S (O practicantes).

Es labor de todas las enfermeras el quemar estas “capas de invisibilidad” y construir una #EnfermeriaVisible. Que toda la sociedad sea capaz de apreciar nuestros superpoderes. Quitarnos de una vez las gafas de pasta, que tanto daño hacen a nuestra profesión, entrar en una cabina (hoy en día esto va a estar complicadillo) y arrancarnos la ropa para que aparezca el traje de super-héroe que siempre ocultamos bajo el uniforme.

Es labor de todas las enfermeras construir una #EnfermeriaVisible Clic para tuitear
Enfermería

Quitémonos de encima esta invisibilidad que tanto daño hace a nuestra profesión.

superenfermera

Saquemos el traje de superheroe que tenemos escondido bajo el uniforme (pero sin cofia ;P)

¿Y tú, que superpoderes tienes? Deja tu comentario. Gracias.

A %d blogueros les gusta esto: