En la actualidad no existe un ranking para decidir cuál es la mejor enfermera del mundo. Pero si existiera, tú y yo sabríamos quién ocuparía el primer lugar…

 

La mejor enfermera del mundo no tiene el título de Enfermería. De hecho no ha pisado una universidad en su vida, ni la escuela tampoco…

La mejor enfermera del mundo no pisó la escuela porque a los 9 años ya estaba interna en una casa en la que trabajaba de sol a sol. Su nombre no es Florence Nightingale, ni Dorothea Orem, si no uno un poco más español.

La mejor enfermera del mundo ha dedicado toda su vida a cuidar de los demás. Desde que se levantaba a las 6:00 de la mañana hasta que se acostaba a las 24:00. Marido, hijos, hermanos, cuñados y amigos han tenido la suerte de tenerla siempre cerca.

Tengo la suerte de haber aprendido de la mejor enfermera del mundo. Clic para tuitear

Cuando alguien la necesitaba, allí estaba ella. Nunca jamás negó el cuidado a nadie y siempre ha estado más pendiente de la salud de los demás que de la suya propia.

Tengo la suerte de haber aprendido de la mejor enfermera del mundo. De ella he aprendido que una sonrisa puede aliviar más que una ampolla de morfina y que una caricia hace más compañía que 100 personas.

He tenido la suerte de aprender de la mejor enfermera del mundo porque la mejor enfermera del mundo es Ascensión Ballesteros, mi madre. 

La mejor enfermera del mundo es mi madre. Clic para tuitear

Cuando he estado enfermo, allí estaba ella. Cuando tenía que hacer un trabajo del cole, allí estaba ella. Cuando me despertaba, allí estaba ella y cuando me iba a dormir, allí estaba ella. Ella era quién me sujetaba la cabeza cuando estaba vomitando y quién me ponía un algodón en la nariz cuando me sangraba (que no fueron pocas veces). Más pendiente de su familia que de ella misma. Siempre dando la vida por los demás.

Queda muy bien, que el día de la madre, se llenen todos los muros de las Redes Sociales de alabanzas a nuestras madres, pero queda mejor, que un día, porque sí, les demostremos cuanto las queremos e intentemos agradecerles todo lo que han hecho por nosotros. Así que vaya desde aquí mi homenaje para ella.

Dale a tu ´mejor enfermera´ del mundo el homenaje que se merece, no esperes al día de la madre. Clic para tuitear

Seguro que tú también conoces a otra “mejor enfermera del mundo”. Así que no esperes a que sea el día de la madre, no esperes a que sea demasiado tarde. Si tu “mejor enfermera” ya no está entre nosotros, llévala siempre en tu corazón y haz que se sienta orgullosa de ti esté donde esté.

Yo iré hoy a su casa, le daré un buen achuchón, le diré que le quiero y daré gracias por ser tan afortunado de tenerla.

Coge el teléfono y dile que la quieres. Ve a su casa, dale un buen achuchón y dile que la quieres.

Si te ha gustado el post compártelo. Porque todas las “mejores enfermeras del mundo” se merecen nuestro homenaje.

 

A %d blogueros les gusta esto: