¿Estamos Humanizando por encima de nuestras posibilidades?

¿Estamos Humanizando por encima de nuestras posibilidades?

Humanizar está de moda y hay mucha gente subiéndose al carro de la Humanización, sin ton ni son, pero tal vez ¿Estamos humanizando por encima de nuestras posibilidades?

 

La primera vez que oí el termino “humanizar” fue a través del Proyecto HU-CI, con la “Humanización de los Cuidados Intensivos” capitaneado por Gabi Heras. Lo que nació como un proyecto de investigación, con el tiempo se hizo grande, muy grande. Así arrancó todo:

“El proyecto de investigación HU-CI (Humanizando los Cuidados Intensivos) nace de la necesidad de mejorar. De comprender que los Cuidados Intensivos están formados por mucha gente y que toda ella es igual de importante.
 
Siempre andamos preocupados por el paciente, y aunque son los protagonistas, no son los únicos que participan es esta historia. Es el momento de pararse a pensar, y mirar 360º para ver que también hay familias, y también estamos los profesionales.
 
Todos seres humanos, con nuestras luces y sombras.
 
Os invito a volver a lo básico, en estos tiempos en que parece que la visión integral del ser humano está tan denostada por nosotros mismos que así nos va.
Vamos a emprender un viaje hacia la revolución, que aunque no lo creáis, está en nosotros mismos.
 
Vamos a mejorar entre tod@s la atención de las UCI, de los pacientes, familiares y profesionales. Y vamos a hacerlo juntos!!!
 

 

Una bofetada, necesaria, de realidad sobre lo que estaba sucediendo en estas unidades y cuya principal misión era la de mejorar la atención de las UCI. Unidades en las que parecía que era más importante la diuresis horaria que el “cómo se sentía el paciente”. Unidades donde durante muchos años se había olvidado el cuidado de lo invisible.

 

 

 

El trabajo de Concha, José Manuel, Pilar, Kathy, Macarena, José Carlos, Gabi y muchos otros, pronto comenzó a dar sus frutos. Ponencias, talleres, charlas y estudios científicos (muy necesarios por otra parte) hicieron que pronto todos nos fijásemos en esa faceta tan denostada por muchos profesionales sanitarios.

Pronto, el movimiento de la humanización se extendió a otras áreas como son las Urgencias, Gestión, Oncología, etc… áreas en las que también es más que necesario, pero aaaaaay amigo, mucha gente (sobre todo “los de arriba”) pensó :”mmmm esto de la humanización mola…VAMOS A HUMANIZAR”.

A todos se nos llena la boca diciendo 'el paciente en el centro', pero después no somos capaces de ponernos en su lugar. Clic para tuitear

De repente, la red se inundó de políticos juntando las manos para la foto ??, planes de humanización de la sanidad y la palabra “Humaniza” delante de cualquier título de ponencia, mesa de congreso, artículo científico o aparato tecnológico. Sí, incluso los aparatos son capaces de ser herramientas para humanizar y tenemos que humanizar hasta la ropa.

Hasta la ropa humanizamos ya…

Debido a este aluvión de humanización, no tardaron en llegar las voces críticas de entre algunos profesionales sanitarios que no entendían el cuidado de las personas sin la faceta humana de estos cuidados…

Habrá cosas en las que esté más de acuerdo con el movimiento de la “humanización”, cosas con las que menos, pero personalmente pienso que es muy necesario, nos ha hecho abrir los ojos, sobretodo a los que trabajamos en Cuidados Intensivos y que sin duda alguna ha ayudado (y mucho) tanto a familiares como a pacientes de estas unidades.

A todos se nos llena la boca diciendo “el paciente en el centro”, pero después no somos capaces de ponernos en su lugar. Nos enfadamos porque vienen 10 minutos tarde y a la consulta y a lo mejor no nos paramos en pensar que para poder venir se han tenido que levantar a las 5 de la mañana, coger un tren y un autobús para 10 minutos de visita con el médico. Tenemos un horario de visitas que hemos puesto nosotros porque así lo hemos creído, sin preguntar a las familias a que hora les viene mejor venir.

Hacía falta alguien que nos hiciera ver que se puede mejorar la atención, que no sólo se trata de curar heridas y aplicar tratamientos, que el alma también duele y a veces cura más un abrazo que un millón de unidades de penicilina. Y jode que un movimiento así se pueda ver empañado por la gente que se ha subido al carro de “lo que mola”.


 

Prácticas de Enfermería: Guía de Supervivencia

Prácticas de Enfermería: Guía de Supervivencia

Empieza el curso y para muchos (y muchas, por aquello del lenguaje inclusivo) estudiantes de Enfermería, ésta será la primera vez que se enfrenten a las prácticas de la carrera. Por nuestra cabeza siempre pasan preguntas como ¿serviré para esto? ¿Podré sacar sangre o me temblará el pulso?En una entrada anterior vimos en un vídeo las cosas que no te enseñan en la carrera de Enfermería. Hoy te traigo una guía de supervivencia para disfrutar y aprovechar las Prácticas de Enfermería.

(más…)

Diario de un viejo novato

Diario de un viejo novato

En esta profesión, la Enfermería, nunca dejas de aprender. El día que lo haces, estás muerto. Por otro lado, y aunque parezca mentira, nunca dejas de volver a ser un novato, y esta vez me ha tocado a mí…

Seguro que te suena la siguiente situación: empiezas en un servicio en el que nunca has trabajado, con gentes que no conocías y con formas de trabajar muy diferentes a las que estabas acostumbrada a seguir. Desgraciadamente, el tema de las bolsas de trabajo de Enfermería y el de las especialidades, es para dar de comer a parte. Son incontables las consultas de profesionales con la carrera recién terminada que no saben qué hacer con su vida profesional.

¿Qué hago cuando acabe la carrera de Enfermería? ¿Un Máster? ¿El EIR? ¿Entrego currículums? Clic para tuitear

¿De qué te sirve cursar un Máster en Paciente crítico si al mes siguiente te van a llamar a trabajar en un centro de salud? ¿De qué sirve hacer la especialidad de Enfermería Comunitaria si después siguen llamando a enfermeras generalistas para trabajar en ese ámbito? Estas y otras muchas preguntas son las que día a día se plantea la gente que ha terminado la carrera recientemente.

Bueno, dejo a parte las reflexiones de “enfermera-abuelo-cebolleta” que me voy por las ramas. A lo que íbamos, esta semana, después de 11 años trabajando en Cuidados Intensivos, me ha tocado a mí ser “el novato”, con el plus añadido de venir de otro sitio y con un cargo intermedio.

Cuantas veces me habré acordado y habré releído los posts de “La pequeña historia de Paqui, una enfermera supervisora” del maestro Serafín Fernández (@SerafinCuidando ) y el de “Cuatro verdades sobre el mundo de la gestión (o quizás sean cinco)del “Mestre” Máñez (@manyez ).

Como dice el amigo Serafín: “La historia y sueños de Paqui, son los mismos que el de muchos compañeros de profesión. Enfermeras apasionadas que se dedican o quieren dedicarse a la gestión. Pero para ellos y ellas no es nada fácil. Da igual si eres una buena enfermera clínica, investigadora, docente… En el momento que das el salto a la gestión “te crujen por todos los lados”.

Después de 11 años en el mismo servicio, llega un momento en el que, queriendo o sin querer, te acomodas. Ir a trabajar, se convierte en una rutina. Sí, en ocasiones emocionante, con sus más y sus menos, pero no deja de ser una rutina. Puedes seguir formándote y aprendiendo pero siempre vas a tener el handicap de trabajar en el mismo sitio. Al igual que viajar, trabajar en otros sitio hace abrir tu mente, ver otras realidades, aprender nuevas técnicas y conocer gente. Así que cuando de repente te surge la oportunidad de trabajar en otro servicio similar al tuyo pero de un hospital grande ¿Qué haces? Pues, tirarte de cabeza.

La idea de escribir este post surgió a raíz del tuit de@josepmavazquez.

Si bien no pretendo pegarte “la parva” con un diario, sí me gustaría tratar de visibilizar esta situación por la que tantas enfermeras pasan a lo largo de sus carreras profesionales.

Trabajar en otros servicios hace abrir tu mente, ver otras realidades, aprender nuevas técnicas y conocer gente. Clic para tuitear

via GIPHY

El aterrizaje a un servicio nuevo no es nada fácil

No es nada fácil dejar de trabajar en un servicio con gente maravillosa, q los que ya consideras tu segunda familia…

No es nada fácil despedirte de compañeros de taquilla que son a su vez, amigos y casi hermanos…


No es fácil empezar a trabajar en un servicio nuevo…

No es fácil, de repente sentir que no controlas las situación. No sabes dónde están las cosas, cómo funciona la unidad, cómo se cargan las perfusiones o cómo son los turnos…

No es fácil trabajar a casi 100 kms de distancia cuando antes vivías a 2 kms de tu hospital…

No es fácil  conocer tantas personas nuevas, aprender sus nombre y darte a conocer…

No es fácil trabajar en un servicio grande que atiende a un número elevado de pacientes…

via GIPHY

Esto es salir de la zona de confort por la puerta grande, y  las enfermeras, desgraciadamente, sabemos mucho de este tema.

Las enfermeras sabemos lo que es salir de la zona de confort constantemente Clic para tuitear

Tratas de devorar todos los libros de gestión, liderazgo y trabajo en equipo que caen en tus manos. Buscas posts de referentes en gestión sanitaria y tratas de empaparte de ellos (como lo hacía la pobre Paqui). Te sientes muy arropado por tus superiores que confían en ti y en tu trabajo, pero así y todo… no es fácil. Pero como todo en esta vida, lo que realmente merece la pena es aquello que nos cuesta un esfuerzo, por lo que tenemos que sudar para conseguirlo.

Nadie dijo que fuera fácil, pero seguro que merece la pena. Así que no queda otra que ponernos el traje de “novato”, respirar hondo y…AL LÍO!!!!

https://www.youtube.com/watch?v=xPxsS_-LTe0

El desfibrilador. 10 cosas que debes conocer.

El desfibrilador. 10 cosas que debes conocer.

El desfibrilador es junto con el respirador y el carro de paradas uno de los aparatos que más “miedo” suelen producir entre el profesional sanitario. En este post me centraré en el uso del desfibrilador dentro del ámbito hospitalario. El uso de los Desfibriladores automáticos (DEA), semiautomáticos (DESA) o los Automáticos implantables (DAI) da para otros posts que si hace falta se pueden escribir más adelante.

Debemos perder el miedo, que no el respeto, a este tipo de dispositivos. Siempre que alguien se acerca por primera vez a un desfibrilador lo hace como si fuera a meter los dedos en el enchufe, con miedo a recibir la descarga. Prueba de esto es, que cuando alguien coge este dispositivo por primera vez y lo enciende sólo tienes que pegar un grito y observar como salta como si un gato viera un pepino. Se le tiene pavor por varias razones:

  1. Sabemos que da descargas eléctricas.
  2. En las pelis vemos como salta la gente encima de la cama al recibir  “el zurriagazo“.
  3. Por que no sabemos cómo funciona.
Si tenemos miedo al desfibrilador es por que no sabemos cómo funciona. Clic para tuitear

Cómo ya dijimos con el respirador y el carro de paradas, la mejor forma de perderle el miedo es tocarlo. Tocarlo mucho, revisarlo, montar y desmontar las palas, encenderlo y apagarlo, en definitiva, conocerlo a la perfección para, en los momentos de urgencias que precisemos de él, su manejo sea casi de forma automática.

La mejor forma de perder el miedo al desfibrilador es tocándolo y conociéndolo. Clic para tuitear

 

Veamos que cosas debemos tener en cuenta en cuanto al uso del desfibrilador.

1. ¿Qué es un desfibrilador?

Un desfibrilador es un dispositivo mediante el cual podemos suministrar una descarga eléctrica al corazón para poder revertir algunos tipos de arritmias.

desfibrilador

Desfibrilador Con Marcapasos Mindray BeneHeart D3. via: www.biomedicos.co

2. ¿Cuándo debemos desfibrilar?

Se deberá desfibrilar ante una fibrilación ventricular o una taquicardia ventricular sin pulso.

Se deberá desfibrilar ante una fibrilación ventricular o una taquicardia ventricular sin pulso. Clic para tuitear

 

 

En el siguiente vídeo se puede ver los distintos ritmos que se pueden dar en una parada cardíaca. Como hemos visto antes sólo desfibrilaremos ante una FV o una TVSP, mientras que en la asistolia o la Actividad eléctrica sin pulso no es efectiva la desfibrilación.

 

 

3. ¿El desfibrilador sólo sirve para desfibrilar?

No. Con el desfibrilador podemos desfibrilar o cardiovertir. A parte de esto, también lo podemos utilizar como monitor de la actividad eléctria del corazón. La mayoría de dispositivos de hoy en día también tienen la opción de marcapasos. Con esta opción y a través de parches pegados en el tórax se puede utilizar el desfibrilador a modo de marcapasos transcutáneo.

 

 

La mayoría de desfibriladores pueden usarse como marcapasos transcutáneo. Clic para tuitear

 

4. ¿Cuándo debemos cardiovertir?

La cardioversión puede ser eléctrica o farmacológica como se puede apreciar en la siguiente infografía de @Creative_Nurse (extraída del blog Enfermería Creativa.)

 

cardioversión

Cardioversión farmacológica vs eléctrica.

 

Huelga decir que la cardioversión puede ser Urgente o programada. Es un proceso molesto, por lo que es de gran ayuda realizar una ligera sedación al paciente para que sea lo menos desagradable posible. En el siguiente vídeo se puede apreciar a la perfección cómo y cuándo debe realizarse esta técnica.

 

 

5. ¿Quién desfibrila?

Esta es la eterna pregunta, sobre todo cuando empiezas a trabajar ¿Espero a que venga el médico para que desfibrile él? No. Desfibrila la persona que esté más cerca y sepa hacerlo. Son situaciones de Urgencia vital en la que no puede perderse el tiempo. Si tenemos clara la arrtimia y la pérdida de pulso debemos actuar con la mayor celeridad posible.

¿Espero a que venga el médico para que desfibrile él? No. Desfibrila quién llegue antes y sepa. Clic para tuitear

 

Desfibrilación

No hay tiempo que perder ante una posible desfibrilación.

 

6.  Cuidado con los artefactos.

Estás formado para desfibrilar, conoces a la perfección el desfibrilador y de repente salta la alarma de FV a las 3:00 de la mañana. Raudo y veloz acudes con el desfibrilador cargas y….ZAS, pero… ¿Has comprobado que el paciente tuviera pulso? ¿Respiraba? ¿Te has parado a pensar que tal vez esa FV fuera un artefacto del monitor?

Hay que mirar el monitor, pero sobre todo hay que mirar a la persona que está tumbada en la cama. No sería la primera vez que alguien se lleva una buena puño-percusión (con lo que debe doler) por culpa de un artefacto en el trazado del ECG.

No sería la primera vez que alguien se lleva una buena puño-percusión (con lo que debe doler) por culpa de un artefacto en el trazado del ECG.

Debemos mirar más a la cara de las personas y un poco menos al monitor. Clic para tuitear

7. ¿Le has puesto gel conductor?

En estas situaciones de riesgo vital, las prisas y los nervios suelen jugarnos malas pasadas. Una de las posibles situaciones es que no nos acordemos de ponerle el gel conductor a las palas. Con esto lo que ocurre son dos cosas.

  1. El efecto de la desfibrilación no es tan efectivo, ya que la energía no se conduce tan bien.
  2. Le regalamos al paciente dos bonitas quemaduras en la piel en forma de rectángulo.

Para evitar esto (y a costa de se un poco pesado) lo mejor es practicar, practicar y practicar.

Según las últimas recomendaciones del European Resuscitation Council es mejor usar parches autoadhesivos que las palas con el fin de minimizar las interrupciones de las compresiones torácicas(1,2)

8. El botón de “Sincronizar”. El intermitente del desfibrilador.

Igual que hay gente que no sabe que su coche tiene una palanquita para encender los intermitentes. Hay gente que parece no saber que el desfibrilador tiene un botón que sirve para sincronizar la descarga eléctrica con el QRS a la hora de realizar una cardioversión.

Para cardiovertir es muy importante que el desfibrilador esté en modo sincronizado. Clic para tuitear

Es importante conectar esta opción, ya que así, el desfibrilador hará coincidir la descarga eléctrica con la onda R del ECG, ya que si la descarga la realizáramos sin sincronizar y cayera encima de la onda T existe riesgo que se desarrolle una arritmia maligna.

 

 

Si quieres más información sobre la cardioversión te recomiendo este post del blog Cuidandote.net.

9.¿Qué palas utilizo para los niños pequeños?

La mayoría de desfibriladores manuales vienen provistos con unas palas a las que podemos quitar la parte de arriba y quedan a la vista unos electrodos más pequeños con los que será más fácil aplicar la desfibrilación en el tórax de un niño. Prueba por si las palas de tu desfibrilador tienen esta opción o puede ser que haya otro juego de palas pediátricas. Aunque, como ya hemos visto, lo mejor es utilizar parches pediátricos que se adapten al tórax del niño.

 

palas desfibrilador

Palas externas para pediatría. Via http://www.solostocks.com.mx/

 

10. Soba el desfibrilador.

Al igual que con el carro de paradas, hay que revisar el buen funcionamiento del desfibrilador. Normalmente se hacen las dos cosas al mismo tiempo.

Hay que revisar que funcione bien la batería. También es preciso comprobar que descargue bien, para ello, en cada dispositivo se revisará de una forma diferente pero, normalmente, se suele realizar una descarga con las dos palas juntas a bajo voltaje. También es importante sacar y meter las palas (como si fuéramos vaqueros desenfundando la pistola)para conseguir hacerlo con la mayor facilidad y rapidez posible.

Te dejo con otro vídeo acerca del funcionamiento del desfibrilador.

 

 

Así que ya sabes, pierde el miedo al desfibrilador y tócalo todo lo que puedas. Aprovecha esos momento de calma para familiarizarte con él y con su funciomaniento.

¿Te ha gustado el post? Deja tu comentario, comparte en RRSS y suscríbete para recibir todas las actualizaciones. Muchas Gracias.


Bibliografía

1. Fernández Lozano I, Urkía C, Lopez Mesa J, Escudier J, Manrique I, de Lucas García N et al. Guías de resucitación cardiopulmonar 2015 del Consejo Europeo de Resucitación: puntos clave. Revista Española de Cardiología [Internet]. 2016 [Consultado 16 de Junio 2017];69(6):588-594. Disponible en: http://www.revespcardiol.org/es/guias-resucitacion-cardiopulmonar-2015-del/articulo/90453755/

2. Deakin C, Koster R. Chest compression pauses during defibrillation attempts. Current Opinion in Critical Care. 2016;22(3):206-211.

31 de diciembre, una Nochevieja de hospital

31 de diciembre, una Nochevieja de hospital

El hospital es un sitio extraño para celebrar la nochevieja. Nadie debería celebrarla aquí, pero por desgracia no es así.

 

Nochevieja de hospital

Al gun@s compañer@s celebrarán así la nochevieja.

El personal sanitario ya sabemos con antelación que ese día no podremos estar con los nuestros. Lo celebraremos con nuestra segunda familia (si podemos). El equipo médico que esté de guardia tendrá una cena “especial” en la cafetería del hospital. En la mayoría de servicios, enfermeras y auxiliares deciden quién trae qué para la cena de esa noche. “Yo traeré algo de picar” “Yo haré el postre” “Yo llevo la bebida”.

Sólo los que nos ha tocado trabajar alguna de estas fechas tan señaladas sabemos lo duro que puede llegar a ser. Aún así, intentas hacerlo lo más llevadero posible. La única incógnita es saber a qué hora se va a cenar y a qué hora se van a poder tomar las uvas. En alguna ocasión he cenado a las 4 de la madrugada y hemos comido las uvas a las 5 al son de una cacerola y un cazo.

Hay gente que no tiene mas remedio que celebrar el 31 de diciembre con una nochevieja de hospital en los quirófanos, office, pasillos o habitaciones de éste.

Los pacientes ingresados que tengan la suerte de tener un menú asignado tendrán algún extra en la bandeja. Los familiares se lo montarán lo mejor que puedan si es que el ánimo se lo permite.

A últimas horas de la tarde ya empieza a respirarse un ambiente extraño por los pasillos. Visitas de última hora pero que se irán a cenar con los suyos. Pacientes de Urgencias que esperan que se les dé el alta para poder irse a tiempo. Otros que están tan fastidiados que les importa poco el día que sea. Sólo si has trabajado en un hospital durante ese día puedes percibir ese “extraño ambiente”…

Por suerte, este año a mi me toca celebrarlo con los amigos, pero siempre piensas en cómo lo estarán pasando tus compañeros, los pacientes y familiares…

Vaya desde estas líneas todo el ánimo del mundo para quien tenga que celebrar este año una nochevieja de hospital. Espero que sean los menos posibles…

 

Sígueme en Feedly

Pin It on Pinterest