Compartir es vivir

Arrancamos este 2021 de forma convulsa. Invasión del Senado de USA, la borrasca Filomena… vamos, que si mañana aterriza una nave alienígena en el Camp Nou, casi no va a quedar hueco en las noticias para retransmitirlo.

Son las 7:15 y mi reloj de pulsera me informa que he dormido 7h 55m un sueño de buena calidad y con una puntuación de 88 sobre 100. Vamos, que según el reloj estoy como una manzana. Me levanto y el primer impulso es el de ir a coger el teléfono móvil, no sea caso que me haya perdido algo…

Ya hace tiempo que en casa se prohibió la entrada de los teléfonos en la habitación. Con la excusa de usarlos como despertador, la hora de irse a la cama se había convertido en «la última miradita a Instagram». Despertador analógico de toda la vida y solucionado.

Vivimos en la sociedad de las pantallas, la multitarea y la inmediatez. Lo queremos todo para YA. Clic para tuitear
Vivimos en la era de la multitarea

Vivimos en la sociedad de las pantallas, la multitarea y la inmediatez. Lo queremos todo para ya y vamos pasando de una tarea a otra de forma acelerada. Las redes sociales, han contribuido en buena manera a ello con sus likes, sus interacciones y sus comentarios. Son innegables las ventajas que éstas nos pueden aportar, y ya lo hemos comentado largo y tendido. Pero también son innegables los inconvenientes que nos producen en nuestra vida diaria a partir del momento que aceptamos las condiciones de uso (esas que nadie lee pero que todos somos conscientes que estamos vendiendo el alma al diablo).

En anteriores posts del blog, ya vimos la importancia de «desconectar para conectar» o las «Luces y sombras de la e-salud y las redes sociales» y hoy vamos a ahondar un poco más en este aspecto.

El Mindfulness puede ser una buena herramienta para afrontar el estrés y la ansiedad que sufrimos muchas enfermeras ante esta situación de pandemia. Clic para tuitear

Llevo un tiempo dándole vueltas al tiempo que invierto a diario en las diversas redes sociales y en que ha llegado un momento en que soy incapaz de estar más de 2 minutos realizando una misma acción. Paso de una tarea a otra, a otra y a otra y acabo sin saber que era lo que estaba haciendo 5 minutos atrás. he de decir, que como buen procrastinador, esto es algo innato en mí, pero últimamente ha ido a más. He empezado una especie de «dieta digital» en la que de momento voy a tratar de reducir el tiempo invertido en RRSS y ver qué pasa…

Durante los primeros embates de la pandemia, he de reconocer que lo pasé regular, como muchas otras compañeras enfermeras (y compañeros enfermeros, que nadie se me ofenda) y fue en ese momento en el que descubrí el «Mindfulness». Había oído hablar de ello, pero no me quedaba muy claro que era eso de «la meditación». OJO, no pienses que a partir de aquí esto se va a convertir en un post espiritual ;P.

Ojo que este no es un post espiritual….

Volvamos al mindfulness…. Existen muchísimos estudios que demuestran los beneficios de esta práctica diaria (1,2) tanto en aspectos relacionados con el aprendizaje como con el manejo del estrés, ansiedad y burnout (incluso hay estudios centrados en enfermeras y estudiantes de enfermería).

Seguramente, sólo tú y dos o tres personas más habréis seguido leyendo hasta aquí del tirón. No tenemos tiempo, demasiadas cosas que hacer, le pego un vistazo rápido porque lo ha escrito Pau y «P’alante» o lo comparto directamente en RRSS y continuo a otra cosa (Yo lo he hecho infinidad de veces).

Para explicarlo como se lo explicaría a mi abuela (recuerda aquello del principio KISS), el Mindfulness no es otra cosa que parar y respirar. tratar de tirar el freno de mano a ese cerebro que pasa de un pensamiento a otro a toda velocidad.

He de reconocer que soy un novatillo en todo esto pero que a mí me ha ido bastante bien. Ojo, aquí no sirve lo de «a mí me funciona» sino que existe muchísima evidencia al respecto sobre sus beneficios. Sólo te va a llevar 10 minutos al día (mira en tu teléfono móvil cuánto tiempo le has dedicado hoy a Instagram). Existen Apps interesantes en este sentido, pero esto lo trataremos en otro post si es de tu interés.

Si eres de los que ha llegado leyendo hasta aquí…. Enhorabuena y GRACIAS.

Bibliografía

1. Basso JC, McHale A, Ende V, Oberlin DJ, Suzuki WA. Brief, daily meditation enhances attention, memory, mood, and emotional regulation in non-experienced meditators. Behav Brain Res. 1 de enero de 2019;356:208-20.

2. van der Riet P, Levett-Jones T, Aquino-Russell C. The effectiveness of mindfulness meditation for nurses and nursing students: An integrated literature review. Nurse Educ Today. junio de 2018;65:201-11.

Sígueme en Feedly

Pin It on Pinterest

Compártelo

Comparte el post en tus redes sociales

Compártelo

Comparte este post en tus redes