Compartir es vivir
  • 3
    Shares

Ya llevamos casi un año de pandemia y los profesionales sanitarios estamos exhaustos… Si alguna vez has corrido un maratón, habrás observado como los últimos 10 kms se convierten en un a marabunta de gente con calambres, caminando, vomitando en las aceras o haciendo estiramientos para poder llegar a la meta, tan cerca y a la vez tan lejos, de esos malditos 42 kilómetros. Pues así nos encontramos los profesionales sanitarios a estas alturas. A lo largo de este post te traigo 5 consejos a la hora de afrontar, lo mejor posible, estos últimos kilómetros de pandemia.

Vaya por delante que ni soy psicólogo ni pretendo serlo. En este post solo comparto 5 consejos que me he aplicado a mi mismo y que, la verdad sea dicha, me están funcionando bastante bien.

1. Céntrate en tu trabajo

Hay cosas que no dependen de ti y no vas a poder cambiar. Ésta es una verdad universal que, si te soy sincero, me costó aceptar.

¿Que la incidencia acumulada llega a 1000 casos por 100.000 habitantes? No depende de ti.

¿Que un grupo de inconscientes han hecho una rave sin mascarillas y se han contagiado todos? No depende de ti .

¿Que hay grupos en Facebook que dicen que todo esto es una patraña inventada por Bill Gates? Efectivamente…no depende de ti.

¿Sabes qué es lo único que depende de ti? TUS PACIENTES. La gente a tu cargo, las personas que tienes que vacunar, los alumnos que debes tutorizar o la investigación que llevas entre manos y que puede ayudar a poner fin a toda esta situación.

Como profesional sanitario, hay cosas que no dependen de ti (negacionistas, antivacunas, etc.) y otras que sí que dependen de ti (la salud de tus pacientes) y a éstas son a las que debes dedicar tu esfuerzo. Clic para tuitear

Trata de dedicar todo tu esfuerzo en aquello que si que depende de ti, porque enzarzarte en redes sociales con gente que no cree en las vacunas , te va a agotar y no vas a conseguir nada. Una cosa es tratar de solventar dudas acerca de la vacunación o del maldito coronavirus (lo más normal del mundo es que nos surja alguna cuestión al respecto) y otra muy diferente es tratar de convencer a alguien que cree que la tierra es plana de que las UCIs están llenas hasta la bandera de pacientes COVID-19.

Intenta dar cada día lo mejor de ti en el hospital, universidad, centro de salud o despacho. Estamos en los últimos kilómetros, solo queda un último empujón y toca apretar el culo y animar a es@s compañer@s que están destrozad@s.

profesionales sanitarios covid-19
Estamos exhaustos pero queda un último empujón. VAMOSSSSSS!!!

2. Desconecta al salir

Demasiado estrés y coronavirus tenemos en nuestro trabajo como para que al llegar a casa nos bombardeen en las noticias de la televisión, en redes sociales (RRSS) o en el grupo de whatsapp de las mamás del colegio. Intenta aislarte lo máximo posible de noticias relacionadas con la COVID-19.

¿De verdad crees que te sirve de algo saber que en Castilla León el toque de queda empieza a las 20:00 si vives en Valencia, o que la incidencia acumulada en Extremadura supera los mil casos si eres de Zaragoza? Lo único que hacen este tipo de noticias es generarte mas ansiedad de la que ya traes acumulada después de todo un turno enfundad@ con el EPI trabajando a destajo.

Las RRSS son otra cosa de la que deberíamos alejarnos un poco durante este tiempo. Que sí, que tenemos que estar ahí para aportar información veraz y avalada por evidencia científica, pero no para perder la tarde compartiendo noticias que solo hacen que aumente nuestra crispación o discutiendo con personas que dicen que la vacunas cambiarán nuestro ADN.

Con esto no esto diciendo que cierres tus cuentas de RRSS sino que cambies la forma de hacerlo (que por cierto, esto lo trataré en algún post en un futuro ). Una buena forma de hacerlo es desinstalar las Apps de RRSS del teléfono móvil y acceder a ellas a través del ordenador en un horario que previamente hayas establecido (ningún tuit es tan urgente como para que no pueda esperar a la noche). Otra cosa que puedes hacer es tratar de no compartir noticias que puedan aumentar la crispación de la gente o no entrar en discusiones fútiles.

profesionales sanitarios covid-19
Intenta desconectar sobre la COVID-19 al salir del trabajo.

3. Mantén una red de apoyo potente

La gente, cuando pasamos situaciones de mucho estrés, necesitamos desahogarnos, tener una válvula de escape. Hasta hace bien poco, quedábamos con los amigos para tomar unas cañas o nos íbamos de viaje. Es importante que los profesionales sanitarios dispongamos de una red de apoyo a la que podamos acudir para desahogarnos y soltar parte de ese lastre que vamos acumulando en nuestras espaldas. El problema es que ahora, tratamos de hacerlo en RRSS. Soltamos nuestra soflama y nos sentamos a ver cuántos «likes» hemos recolectado, pero no funciona así.

Se ha demostrado que las personas somos seres sociales que necesitamos estar con otras personas. Creemos que las RRSS suplen este contacto, pero no. Ya hay gente joven que está teniendo problemas a la hora de relacionarse con personas de su alrededor porque la mayoría del tiempo lo hacen a través de sus dispositivos móviles.

Cuando mantenemos una conversación, cara a cara, con otra persona, nuestro cerebro recibe un flujo de información brutal casi sin darnos cuenta. La entonación del mensaje, el lenguaje no verbal, la mirada… Todo esto se pierde cuando la conversación de mantiene a través un mensaje en la pantalla del móvil, un «like» o un mensaje privado de Instagram. Hemos cambiado las relaciones con nuestros seres queridos por «mini-mensajes» con multitud de desconocidos en RRSS. Cuantas veces me habrá pasado el ir a ver a mi familia y mientras mi madre se dirigía a mí, yo estaba contestando un mensaje de Instagram de alguien que no sabía quién era (y no te puedes hacer una idea de lo que me arrepiento ahora).

Hemos cambiado las relaciones con nuestros seres queridos por "mini-mensajes" con multitud de desconocidos en RRSS. Clic para tuitear

Estarás conmigo que justo ahora no toca hacer reuniones con amigos o ir a visitar a toda la familia, pero puedes coger el teléfono y llamar a tu madre o a ese colega al que le cuentas todo (no, no vale escribirle un whatsapp o mandarle un audio) o hacer una quedada con varios amigos y hacer una videollamda grupal. Nosotros ya casi hemos instaurado «la ciber-birra» de los sábados por la tarde.

No pretendo que te desinstales las Apps de RRSS de la noche a la mañana, pero sólo con que te plantees el uso que haces de ellas en esta situación, me doy más que por satisfecho.

profesionales sanitarios covid-19
Todos necesitamos una red en la que apoyarnos.

4. Intenta cultivar un ocio activo

Mantente activa/o, practica algún tipo de hobbie más allá del de perder el día frotando el dedo en la pantalla de tu teléfono móvil. Actividades como la lectura, tocar un instrumento, dibujar, pintar o, simplemente salir a dar un paseo harán que te sientas mejor y que te descargues de ese estrés acumulado.

Es importante tener tiempo para nuestro ocio. En este mundo hiperconectado parece que nos hemos olvidado de pasar tiempo con nosotros mismo. Es importante bajar el acelerado ritmo de vida y dedicarnos a aquellas cosas que nos apasionan más allá de nuestra profesión. Que nuestra vida no sea un COVID-19 24/7 (las 24 horas del día, los 7 días de la semana).

He encontrado en el deporte y la panadería mi válvula de escape. ¿Cuál es la tuya? Clic para tuitear

A mí, por ejemplo, me apasiona el deporte y últimamente estoy retomando el hábito de salir a correr. Es un momento única y exclusivamente para mí. sin teléfono móvil, sin música en los airpods. Sólo el pulsómetro, los huaraches y yo… Otra afición que práctico es la de hacer pan. Me relaja el estar pendiente de la masa, la fermentación, el formado… y ahora que pasamos tanto tiempo en casa es ideal. Hago pan y corro para quemar esas caloría, el combo perfecto.

Es importante que encuentres aquella afición que tanto te gustaba y que dejaste apartada «por falta de tiempo».

He encontrado en el deporte y la panadería mi válvula de escape. ¿Cuál es la tuya?

5. Descansa lo mejor que puedas

Una de las cuestiones que se repetía en la mayoría de profesionales sanitarios con los que hablaba en la primera ola fue el insomnio. Después de un turno catastrófico, llegabas a casa y tan solo podías dormir 3 o 4 horas mal dormidas.

Es importante descansar lo mejor posible para poder afrontar los exigentes turnos de trabajo con la mejor energía posible. En caso de tener insomnio, te aconsejo que consultes con algún profesional (psicólogo, médico, etc.) y que te de las pautas adecuadas o tratamiento si es necesario.

A parte de consultar con profesionales, puedes practicar sesiones de Minfulness (vamos, la meditación de toda la vida pero con nombre molón). Existen multitud de Apps en el mercado para ello. Yo, personalmente, utilizo una que se llama «Petit Bambou» y la verdad es que me va uy bien para hacer frente a esos momentos en los que parece que te falta el aire y te duele el pecho (vamos, cuando la ansiedad se te apodera).

Otra acción que llevo a cabo para poder conciliar el sueño es la de prohibir el teléfono móvil dentro de la habitación. Se ha demostrado que mirar la pantalla del teléfono móvil justo antes de ir a dormir no es nada bueno.

Intenta descansar para dar el 150% en el trabajo.

Recuerda que por muy fuerte que creas que eres, todos necesitamos «alguien donde estar»…

Sígueme en Feedly

Pin It on Pinterest

Compártelo

Comparte el post en tus redes sociales

Compártelo

Comparte este post en tus redes