En nuestra sociedad, debido al nivel de estrés al que nos vemos sometidos, son cada vez más frecuentes este tipo de patologías. Ahora contamos con un nuevo gadget para tratarlas. El Fisher Wallace Stimulator.

 

Hoy en día, vamos a mil por hora, con empleos muy estresantes a los que acudimos después de estar una hora parados en el atasco de la gran ciudad. Una vez allí, el ritmo de trabajo es brutal. A esto le añadimos nuestros problemas familiares y el cocktel es un caldo de cultivo excelente para que aparezca el insomnio, depresión, ansiedad, etc. Este tipo de patologías son cada vez más frecuentes en nuestra sociedad y cada vez son más nuestros conocidos que las padecen. El Fisher Wallace Stimulator se une al arsenal de medidas para tratar estas patologías.

¿Cómo funciona el Fisher Wallace Stimulator?

Parecido una banda de pelo de las que utilizan los tenistas, este gadget utiliza formas de onda patentadas para estimular suavemente al cerebro a producir serotonina y otros neuroquímicos responsables del estado de ánimo y el sueño saludables. “A diferencia de la medicación antidepresiva que inhibe los receptores neuronales de la absorción de serotonina, el Estimulador Fisher Wallace ® permite al cerebro producir la serotonina de forma natural, mejorando así la capacidad del cerebro para regular el sistema límbico“, afirman sus creadores. Probado en múltiples estudios publicados, el dispositivo ha sido aprobado por la FDA para tratar la depresión, la ansiedad y el insomnio, así como el dolor crónico (como la fibromialgia).

Fisher Wallace Stimulator permite al cerebro producir la serotonina de forma natural, mejorando así la capacidad del cerebro para regular el sistema límbico.

En el siguiente vídeo puedes ver lo fácil que es de utilizar este dispositivo.

Según sus fabricantes, los resultados empiezan a verse tras unas semanas de uso, con una duración de unos 20 minutos por sesión. En el siguiente vídeo, el presidente de la empresa explica el funcionamiento del dispositivo (vídeo en inglés).

 

Respaldado por la evidencia científica.

Una de las principales características que diferencian este aparato con otros que “huelen a magufa” es que su uso, a parte de estar aprobado por la FDA, está respaldado por abundante evidencia científica.

La seguridad y la eficacia del estimulador de Wallace de Fisher se ha documentado en varios estudios publicados, incluyendo un estudio de la depresión bipolar conducido en el hospital de Beth Israel del monte Sinai y publicado en Journal of Nervous and Mental disease en 2015. El dispositivo es utilizado también por Clínicas de abuso de sustancias como Phoenix House donde aumentó la retención de rehabilitación en un 50% en un programa piloto de 392 sujetos realizado en 2009, puedes ver los resultados del estudio haciendo click aquí.

Neuroestimulación

En su página web se puede acceder a la multitud de estudios que se han realizado con este dispositivo para las distintas patologías. Puedes verlo haciendo click aquí.

¿Qué te ha parecido este gadget? ¿Tienes experiencia con este dispositivo u otro similar? Deja tu comentario y difunde si te ha gustado, GRACIAS.

A %d blogueros les gusta esto: