Si desde el principio de los tiempos, el ser humano hubiera sido obediente, probablemente seguiríamos viviendo en cuevas o ya nos hubiéramos extinguido. Siempre tiene que haber alguien que se plantee nuevas formas de hacer las cosas, nuevos inventos y nuevas creaciones, algunas veces con ideas alocadas y otras no tanto.

 

Esta semana ha aparecido la noticia que el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) premiará la desobediencia, ya que en palabras de Joi Ito, director del MIT Media Lab (centro de investigación interdisciplinar dentro del MIT) “No puedes cambiar el mundo siendo obediente”

“No puedes cambiar el mundo siendo obediente” Joi Ito.

Me encanta el término de “desobediencia constructiva”, que según Ito y Ethan Zuckerman, director del MIT Center for Civic Media, es aquella que “se realiza de manera ética y responsable y conlleva un impacto social positivo”.

 

 

Traslademos esta desobediencia constructiva al campo de la Enfermería.

Y es que, si obedecemos a todas horas corremos el riesgo de hacerlo todo siempre igual, dando lugar a esa frase tan manida y que tanto odio de :” Es que aquí siempre se ha hecho así…”.

Ya existe alguna corriente de “desobediencia constructiva” como es el caso del #Fanzine de Nuestra Enfermería , que en palabras de Fernando :” La propuesta un tanto loca y atrevida de Nuestra Enfermería “FanZine”, es simple. Se trata de crear una Revista para “fans” de la disciplina Enfermera, con medios electrónicos, y qué responda a una“contracultura enfermera” que rompa con lo establecido hasta ahora”.

Entre la disciplina Enfermera sigue faltando “contracultura enfermera. Hace falta que como enfermeras seamos más desobedientes. No te conformes con lo que ya existe. Desobedece todos los días. Plantéate formas nuevas de hacer las cosas, de mejorar la atención que prestamos, de gestionar, de aprender, de enseñar.

 

Rompe las reglas establecidas. Desobedece. Cambia el mundo.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: